La Revista Digital Extremeña de Educación "La Gaceta" del 05/12/2012 en la sección Opinión, muestra el artículo escrito por el Coordinador Tic del Centro. "Google, el gran aliado"

Al alumno no lo podemos contemplar como algo aislado (aprendizaje individualista) sino en interacción con los demás. Es decir, aplicar e integrar las nuevas tecnologías con capacidad de motivar y hacer partícipes a los alumnos en todo cuanto acontece tanto en el aula como en el mundo. La búsqueda de la interactividad.

 

Miguel Ángel Escudero Fernández, profesor del Colegio ‘Santa Teresa’, de Cabeza del Buey

 

“El objetivo principal de la educación debe ser "crear hombres que sean capaces de hacer cosas nuevas, no repetir simplemente lo que han hecho otras generaciones, hombres que sean creativos, inventivos y descubridores... Necesitamos alumnos que sean activos, que aprendan tempranamente por sí mismos, en parte a través de su propia actividad espontánea y en parte a través del material que establecemos para ellos". (J. Piaget, 1964)”.

 

Al alumno no lo podemos contemplar como algo aislado (aprendizaje individualista) sino en interacción con los demás. Es decir, aplicar e integrar las nuevas tecnologías con capacidad de motivar y hacer partícipes a los alumnos en todo cuanto acontece tanto en el aula como en el mundo. La búsqueda de la interactividad.

 

En estos momentos disfrutamos de tantas posibilidades y autonomía para participar, que nuestra actitud como docentes pasa por el desarrollo, en el alumnado, de la competencia digital. La competencia digital es una de las competencias básicas que debemos desarrollar en el alumnado. 

 

Una de las competencias a adquirir, que implica aprender a saber buscar información, así como a gestionar el conocimiento que genere para comunicarse, colaborar y participar. Gracias a Google podemos cambiar esa cultura errónea. Todo esto implica trabajar, construir, aprender, cambiar y mejorar pero juntos. Lo que es conocido como el aprendizaje 2.0.

 

Hemos pasado de utilizar la web estática, en la que teníamos un papel pasivo. Éramos meramente observadores. La filosofía alumno 2.0 era “sujeto muy activo devorando información y contenidos.” A utilizar la web dinámica, participativa y colaborativa, donde los usuarios nos convertimos en protagonistas activos, creando, compartiendo contenidos, participando y opinando. 

 

Más allá de la polémica de ‘nativos digitales’ e ‘inmigrantes digitales’, debemos ser profesores de este tiempo. Donde el papel del profesor, se entienda, como facilitador del aprendizaje, en el sentido de crear las condiciones oportunas, dar orientaciones, solucionar dudas o problemas, colaborando en la construcción del conocimiento compartido. Utilizando de manera eficaz e inteligente las herramientas que tenemos a nuestra disposición. 

 

Congreso Contenidos Educativos Digitales. [Cedida]

 

Todo esto nos permite intervenir activamente. Creando e integrando alumnos participativos, dinámicos y que dominen los nuevos recursos digitales. (por mucho que presuman de su poderío en el manejo de las herramienta TIC), de manera práctica y sencilla, al mundo de la innovación y difusión de la información y el conocimiento a través de la World Wide Web.

 

“Si enseñamos a los alumnos de hoy como enseñábamos ayer, les estamos privando del mañana”. (John Dewey)

 

La utilización de las herramientas 2.0 dentro del aula debe entenderse como una ayuda, para dar una respuesta más individualizada a los distintos niveles de aprendizaje que coexisten en cada grupo.

 

Las herramientas 2.0 deben ser un medio y no un fin en ellas mismas. Por ello los referentes de aprendizaje deben contemplar actividades y productos que se obtendrán en cada actividad, empleando alguna herramienta 2.0.

 

Al utilizar herramientas 2.0 nos surgirán problemas que solo se pueden solucionar a través del uso. El registrarse en las aplicaciones que utilicemos, el cuidado con la protección de los datos introducidos, los riesgos en la búsqueda y el almacenamiento de la información encontrada. Teniendo en cuenta que el centro cuente con unos medios materiales suficientes (que los ordenadores funcionen correctamente, la conexión sea tanto estable como segura) y, sobre todo, unos alumnos con interés por aprender su utilización.

 

La World Wide Web, cuenta con tantas herramientas diferentes, tantas aplicaciones web distintas, incluso si le añadimos que este mundo evoluciona tan rápido y le restamos el poco tiempo con el que contamos, nos surge un dilema. Por cuál me inclino y cuál es la más idónea para empezar a utilizar con mis alumnos.

 

Aplicaciones que sean: gratuitas (fácil acceso); intuitivas (podemos hacer todo en la web!); permitan trabajo colaborativo; el producto puede ser compartido; acordes al perfil digital de los alumnos; desarrollen las competencias; favorezcan la autoevaluación. (Todo esto es Google)

 

¿Qué o quién es Google? Google puede ser una simple página de inicio o la herramienta de búsqueda, de información web, más utilizada. Basta un simple clik, para tener acceso inmediato a la puerta del conocimiento, con todo tipo de información variada y diversa. En estos momentos, Google lo es todo y a la vez, puede ser nada. NADA. 

 

NADA cuando lo utilizamos sin un espíritu crítico y autónomo. Cuando nos conformamos y no confrontamos ni corroboramos los datos y hechos, que encontramos, con otras fuentes. En definitiva, cuando Google se usa para la cultura de corta y pega, sin respetar la identidad digital.

 

Toda la experiencia de la utilización “Herramientas Google aplicadas al trabajo con alumnos..