Nuestro colegio tiene sus raíces en la obra de Joaquina de Vedruna. 

En 1826, Joaquina responde en Vic a la llamada que le impulsa a “reunir Hermanas para abrazar las necesidades de los pueblos en la educación cristiana de la juventud y alivio de los enfermos” especialmente en aquellas clases sociales a las que el sistema imperante ofrecía menos oportunidades. Su iniciativa pone en marcha una institución: Las Hermanas Carmelitas de la Caridad Vedruna, llamada a ser fermento generador de futuro.

Han pasado casi 200 años y el proyecto iniciado por Joaquina sigue vivo y extendido por todo el mundo y, para ello, y por ello, somos responsables de transmitir su Carisma. Somos herederos de un Patrimonio espiritual y tenemos la responsabilidad de cuidar ese legado y acrecentarlo. 

Nuestro Plan de Pastoral tiene como principal misión dinamizar la vida del Centro y velar por la correcta transmisión del Carisma entre todos los miembros de la Comunidad Educativa. Queremos ser una escuela impulsora de valores cristianos. Queremos generar el clima adecuado para que esos valores se vivan y se asuman.