Índice del artículo

ALGUNOS CONSEJOS
En casa
-Haga tiempo para leer
Reserve un momento tranquilo del día para leer y recuerde incluir "tiempo para leer" cuando planee sus actividades de verano.
-Tenga distintos tipos de materiales de lectura en la casa
Tenga material de lectura en toda la casa: periódicos, revistas, folletos, etc. También tenga a mano elementos divertidos: juegos de palabras, crucigramas o la sección infantil del periódico. Esto hará que el niño tenga más acceso a los libros y el material impreso, y le dará más oportunidades de practicar la lectura.
-Combata el aburrimiento con los libros
Ayude a su hijo a buscar libros que le resulten interesantes. Estos pueden ser libros de no ficción, libros de hechos divertidos, libros sobre manualidades, libros para hacer proyectos o libros de cocina con recetas que pueden hacer ellos mismos.
-Lean en voz alta todos los días
Leer en voz alta beneficia a los niños y los adolescentes, en especial a los que leen con dificultad. Lea en voz alta en distintos lugares, desde el vestíbulo hasta el parque. ¡Y no tema usar voces tontas y actuar los personajes!
-Incentive a sus hijos a aprender palabras nuevas
Enséñeles palabras nuevas a sus hijos todos los días. Conversen sobre el significado de las palabras y cómo se usan.
-Escriban cada día
Incentive a su hijo a escribir, a llevar un diario, a hacer un cuaderno de recortes del verano o a escribir cuentos y poemas. Pídale ayuda a su hijo para hacer la lista de las compras o para copiar una receta. (* ¿Y la escritura?)
 
En la biblioteca
-Ayude a su hijo a obtener un carné de biblioteca
Tener su propio carné de la biblioteca hará que su hijo se sienta especial y lo motivará para sacar libros u otros materiales .
-Visite la biblioteca habitualmente y busque programas de lectura de verano
Consulte el calendario de la biblioteca para ver los eventos especiales de verano.
-Ayude a su hijo a escoger libros adecuados a su nivel
Una buena forma de determinar si su hijo está leyendo libros adecuados a su nivel es hacer que lea un página del libro que ha escogido (cualquier página salvo la primera). Si lee fluidamente y entiende lo que lee, el libro puede ser adecuado para su nivel. Si comete cinco o más errores en un fragmento de aproximadamente 50 palabras, quizá el nivel sea un poco alto. Los bibliotecarios también pueden ayudarlo a elegir libros indicados para el nivel de sus hijos.
-Deje que su hijo escoja lo que va a leer
Deje que su hijo escoja su propio material de lectura, por ejemplo, ficción popular, revistas, novelas gráficas y libros de historietas. El verano es un momento en el que los niños pueden descubrir el placer de la lectura y se sentirán más motivados si leen algo que les gusta. Si le preocupa el contenido de lo que está leyendo su hijo, converse acerca de lo que le interesa y fije algunas pautas para que haga las elecciones apropiadas.
-Busque revistas infantiles en la biblioteca
Las revistas son una excelente forma para que los niños practiquen la lectura, aprendan cosas nuevas y aumenten su vocabulario. Quizá encuentre la revista preferida de su hijo en la biblioteca o bien puede suscribirse para recibirla en su casa.
 
Excelentes hábitos de lectura de verano
Dé el ejemplo como lector
Asegúrese de que su hijo lo vea leer y escribir, ya se trate de leer el periódico de la mañana o escribir la lista de las compras. Cuéntele a su hijo lo que está leyendo y acerca de qué libros leía usted de pequeño. Apague la televisión para dar lugar a un momento tranquilo de lectura. Cuando los niños ven que leer es una parte importante de su vida, entienden que leer también puede ser importante para ellos.
Agréguele diversión
No establezca reglas sobre leer por un tiempo determinado o leer un mínimo número de páginas y no imponga la lectura como un castigo. ¡Añádale diversión para que su hijo quiera volver a hacerlo!
Conversen sobre lo que lee su hijo
Conversen sobre los libros que usted y su hijo han leído juntos, lo que les gustó, lo que no les gustó o cuál era su personaje preferido. Pídale a su hijo que le cuente sobre lo que está leyendo. Las bibliotecas también pueden ofrecer grupos de debates sobre libros para niños o charlas en línea con los autores. (En la librería Teseo de Fuengirola han creado un grupo de lectura padres-hijos)
Déle la oportunidad a su hijo de que le lea a usted en voz alta
Leer en voz alta le dará la posibilidad a su hijo de practicar sus destrezas de lectura. Incentive que vuelva a leer libros preferidos que puede leer con facilidad. Pídales a los niños más grandes que le lean cosas que ellos encuentran interesantes, como la página de los deportes, una novela de detectives o una revista de música.
Escuchen libros en audio
Si van a pasar mucho tiempo en el automóvil o en la casa, alquile libros en audio o CD de la biblioteca y escúchenlos juntos. Ésta también puede ser una manera excelente de incentivar el desarrollo lingüístico o incentivar a los niños con discapacidades de aprendizaje para que disfruten de leer cuentos.
Relacione los libros con las actividades de verano y los viajes
Lean libros que se relacionen con sus actividades de verano y sus viajes. Por ejemplo, pueden leer un libro sobre dinosaurios después de visitar un museo de historia natural o un cuento sobre castillos de arena cuando están en la playa. Ayudar a sus hijos a relacionar los libros con sus propias experiencias contribuirá a aumentar su vocabulario y le dará más significado a sus experiencias. Los niños más grandes también pueden disfrutar ayudando a armar sus planes de verano investigando en la biblioteca o en Internet. Para consultar más ideas sobre este tema,